Subsuelo – Marcelo Luján

“A nadie le importan dónde aparecen los muertos”

Es de noche. Una finca con piscina es compartida por varias familias. Están de vacaciones. Hay tres adolescentes; dos son mellizos.  Debajo de la finca viven las hormigas. Falta hielo. Todo parece normal hasta que un accidente provocado por una negligencia adolescente  alterará de forma dramática la vida de dos familias.

Pero no sólo el accidente es el responsable del cambio. La manipulación del lugar de los hechos, las consecuencias, los secretos, los celos y el chantaje harán que dos años más tarde, también de noche, en la misma finca, igualmente en vacaciones, en plena extinción de la hormigas, y en presencia de las dos familias implicadas, vuelva a ocurrir una catástrofe; y esta vez no será un accidente.

Las hormigas se fumigan pero la maldad permanece.

“-Me da igual si las exterminan o no. Tú a lo tuyo. Que no suban a los árboles, coño. Mira cómo los han dejado las muy cabronas”

Se trata de una historia dura y oscura,  tan antigua como la humanidad.  Está escrita con originalidad,  de forma impecable, con una prosa precisa y con descripciones amplias, a veces repetitivas. Sin embargo aquí no sobra nada;  todo ayuda a situar los hechos y a los personajes y sobre todo a crear el ambiente opresivo  e inquietante en el que nos sumimos cuando leemos “Subsuelo” (Salto de página 2015) . Porque además de lo revulsivo del tema, un narrador omnisciente te va avisando de forma inteligente de lo que va a llegar y parece que no llega. El lector ve venir algo; cuando llega, sacude.

“Ellos no lo saben, pero en efecto algo muy importante en sus vidas está a punto de ocurrir”

“Subsuelo” es una historia difícil de olvidar. Nada de ritmos trepidantes, ni de giros inesperados, ni de arduas investigaciones. No es una novela negra al uso. La acción, como en secuencias poliédricas, va hacia delante y hacia atrás. Las imágenes aparecen como a cámara lenta, despacio, expuestas desde varios puntos de vista, al ritmo de la conciencia de los implicados, y dejan una constante sensación de desasosiego. Sentimos el miedo y respiramos el odio y el peso de los secretos. Intuimos que lo que va a ocurrir es una desgracia. Pero no sabemos cómo ni a quién va a alcanzar.

“Tampoco sabe, ni ella ni nadie, que en cada uno de esos movimientos forzados descansan todos los malos presagios”

Con “Subsuelo”  Marcelo Luján (Buenos Aires, 1973) ganó el  Premio Dashiell Hammett de novela negra 2016. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mis Reseñas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s